3.02.2008

El terror de la Villar

Un rebaño de felices y adorables Turiasaurus comía Araucariáceas felizmente en las cercanias de un rio. Uno de ellos se siente inquieto, como si alquien le observara, y alzando su enorme cuello recorre con la vista las cercanías. Y lo ve. Un enorme terópodo los observa desde lejos.

Y debía ser enorme de verdad, porque sus dientes, sin contar con la raiz, miden 10 cm, y tienen toda la pinta de doler.

Ha sido presentado en la nueva sede de la Fundación Conjunto Paleontológico de Teruel-Dinópolis recientemente, como uno más de los hallazgos de los más de 40 yacimientos situados en las cercanías de la población de Riodeva.

Para más información, aquí o aquí.

1 comentario:

Pabluratops dijo...

Felicidades por este nuevo descubrimiento! sin duda es el terópodo más grande de Europa hasta el momento, creo que hallazgos como éste y el del yacimiento de Lo Hueco darán muchas respuestas acerca de la vida en la España del Mesozoico.
Salu2