4.28.2010

Apilando periódicos

Imaginate que llegas a tu escritorio o tu mesa de trabajo, y dejas una carta. Llegas al día siguiente, y dejas una carpeta. Pasan los días, y el escritorio se va llenando. ¿Qué fue lo primero que depositaste en el escritorio? ¿Puede alguien saber que fue lo primero en aparecer alli encima? En efecto: los primeros documentos que dejaste encima del escritorio son aquellos que están debajo de toda la pila de papeleo.


Hubo alguien que se planteó eso mismo al ver las capas de rocas sedimentarias. Se llamaba Niels Stensen, conocido como Nicolaus Steno. Anatomista en primer lugar, y naturalista en general el resto de su vida, es considerado como uno de los padres de la Geología. En 1668 publicó su obra maestra "De solido intra solidum naturaliter contento dissertationis prodromus", conocido por los estudiantes por el corto nombre de "Prodromus".En este libro expuso unos principios que hoy son conocidos como los Principios de Steno. Y precisamente el primero de ellos es el de la superposición: en una secuencia de capas de sedimentos, la inferior fue depositada primero, y la superior la última.

Esto puede parecer muy intuitivo, pero muchas veces los estudiantes nos preguntan ¿cómo sabéis qué edad tiene un dinosaurio? Y la preguntita, lejos de ser algo superfluo, tiene mucha miga. Porque para nosotros, que las rocas estén datadas es algo tan normal cómo las tablas de multiplicar. Y buscar símiles no es nada fácil...

Imaginemos pues que alguien (tu mismo) se dedica a depositar un periódico encima de una mesa una vez a la semana (pongamos cada domingo, por ejemplo). Con el paso del tiempo, tenemos un montonazo de periódicos apilados. Pongamos que en muchos lugares se repite esta acción, y llegas a una casa en la que hay una pila de periódicos. Y de la pila sobresale una esquina de una foto. ¿Podemos llegar a saber cuando se depositó esa foto en la pila? ¡Por supuesto! Cuentas los periódicos depositados encima de la foto, y te das cuenta de que encima tiene 25. Luego la foto fue depositada en algún momento hace aproximadamente entre 25 y 26 semanas: la foto aparece encima del periódico 26 (luego hace 26 semanas, pudo estar sólo el periódico) pero debajo del que se depositó hace 25. Esta sería una manera simplificada y facilona de hacer dataciones relativas. Es, de hecho, demasiado fácil. Así que compliquémoslo.

Imagínate que, debido a las noticias de los periódicos, podemos agruparlos por "épocas". Imagínate que, alguna semana, o algún mes completo, el encargado de depositar los periódicos se olvida, y existen huecos. Imagínate que llega alguien (llamémoslo, por ejemplo, "señor Erosión") y coge unos cuantos periódicos. A la semana siguiente, los nuevos periódicos se depositarían encima de algunos más antiguos que los que cabría esperar, formando una "discordancia". Pero que no punda el cánico, porque como no existe una sola pila de periódicos (recordemos que hemos supuesto que esto ocurre en lugares, en muchos lugares). Así que, cuando encontramos algo raro en nuestra pila, podemos acudir a las otras. Ver qué periódicos tienen en común, y ver en cuales se diferencian. ¿Habrá pasado por aquí el "señor Erosión"? ¿Habrá habido una interrupción en el depósito? ¿Qué ocurre si nos vamos lejos, y los periódicos están en otro idioma? ¿Podremos correlacionarlos con los nuestros, por saber que pertenecen a una edad semejante, por tener noticias parecidas? ¿Y si alguien, por error o mala gaita, coge un bloque de unos cuantos periódicos y les da la vuelta, invirtiéndo su órden?

Al tratar con estratos, los problemas que se plantean son prácticamente los mismos. Pero no estamos datando nuestros fósiles con pilas de sedimentos únicas. Es mediante la correlación de todos los periódicos apilados, y en este caso, todas las secuencias de estratos, que podemos llegar a ordenar en el tiempo los sedimentos. Lo único, que nos movemos en una escala mucho mayor: millones de años, no semanas.

¿Puede haber algo que nos permita precisar más? Asi es: en los estratos aparecen fósiles, que nos hablan de la existencia de un ser vivo en un determinado momento. Pero las especies vienen y van. Aparecen y se extinguen. Y su registro fósil aparece y desaparece en función de esto. Por presencias y ausencias de añgun bichejo, por lo tanto, podemos afinar un poco más. Y otra herramienta que tenemos, y muy útil por cierto, son los cambios de paleomagnetismo y los isótopos radiactivos. Y en nuestras pilas de periódicos, tenemos la fecha de cada periódico, y las referencias a otros días en las noticias. Y es que las rocas sedimentarias no son más que eso: la hemeroteca de la historia de la Tierra. Sólo hay que saber leerla.

Aun recuerdo como durante la carrera bromeábamos acerca de la "superposición" de los huevos fritos en la cafetería, y de cómo estar atento para pedir uno con tu bocata si acababan de hacerlos. De lo contrario, al ir sirviéndolos, si llegabas tarde te tocaría uno hecho a primera hora. Pero esa es otra historia...

2 comentarios:

Pabluratops dijo...

"Sin embargo la presencia de aquellos periódicos también evidencia la presencia de un periódiquero o aún más de la presencia de un editor de periódicos" jjeje

No mentira, en realidad se trata de una comparación muy útil y muy bien lograda,gracias por explicarla. Alguna vez me imaginé como explicar de manera similar esto a un evángelico..pero con hojas arrancadas de la biblia...

Un gran saludo!

javi dijo...

yo creo que si acumulas tanto periódico al final es que tienes un Diógenes incipiente... Enhorabuena por tu blog paco